viernes, 7 de mayo de 2010

Consciente e Inconsciente


Esta es una historia de amistad y compañerismo. Es una historia de amor y fraternidad entre dos seres destinados a comprenderse y compenetrarse, aunque, como todo destino final que merezca la pena, también éste será alcanzado únicamente tras un largo camino repleto de amargos sinsabores, contradicciones incomprensibles y un sinfín de arduas pruebas a cada cual más dura y traumática.

La futura unión de nuestros protagonistas estuvo escrita desde que ambos vieron la luz, ya que, aunque parezca increíble, estos dos personajes comenzaron su existencia siendo un solo ser, una única entidad excepcional e irreemplazable. Y digo excepcional porque, a partir de ese irrepetible momento del alumbramiento, sus caminos comenzaron a distanciarse irremediablemente y ya nunca más volverían a conformar esa única forma sin forma y sin apariencia de la que surgieron en el instante primigenio.

Esta ruptura se produjo de forma paulatina, poco a poco, sin que apenas se percataran cada uno de ellos, los cuales emprendieron cada uno su camino por separado, llegando incluso a convertirse en determinados momentos en rivales irreconciliables, al menos en apariencia, porque esa raíz primitiva y común que los une también los condena de por vida a permanecer en absoluta comunión, a pesar de sus eternas divergencias.

Estos dos seres son el Consciente y el Inconsciente. El primero es extrovertido y dinámico, expuesto en todo momento a cambios provocados por su entorno exterior, del cual se alimenta a través de los sentidos, siempre ávidos y a la expectativa de nuevas sensaciones. Es un ser extremadamente curioso y voraz, y esto lo hace ser muy manipulable y estar en constante cambio, evolucionando con el medio ambiente que lo rodea, intoxicándose con las malas influencias, aprendiendo y desaprendiendo, creciendo y menguando todo ello al mismo tiempo.

En cuanto al Inconsciente, es más introvertido y bastante menos voluble. Su extrema prudencia y sensatez lo convierten a menudo en alguien aburrido, poco sociable. Se nutre de los mismos impulsos que su hermano el Consciente, y de millones de ellos más de los cuales el otro ni se entera, debido a su escasa paciencia. El Inconsciente es infinitamente más reflexivo y la gran cantidad de datos que maneja lo obligan a comportarse de forma más cauta y reservada. Con frecuencia trata de advertir a su compañero de posibles consecuencias a sus alocados actos, pero éste rara vez lo escucha, sobretodo en esas etapas de la vida donde las diferencias son tan exacerbadas que ni tan siquiera tienen conocimiento el uno sobre el otro.

Pero el Inconsciente es más inteligente, y en algunas ocasiones consigue sus propósitos por encima de la voluntad del Consciente, a lo callado, aunque, claro está, tampoco es perfecto y también se equivoca a veces. Pero su capacidad de aprendizaje es mayor y, con el tiempo y la experiencia, va consiguiendo poco a poco dominar la impetuosidad de su adversario y amigo, contagiándole en parte su calma y su espíritu reflexivo.

En aquellos momentos de sus vidas paralelas en los que las diferencias entre ambos se acentúan y se hacen más extremas, rara vez conocerán la paz y la quietud, y sólo cuando consigan unir sus esfuerzos para un mismo propósito, la armonía estará presente en ellos y vivirán sus mejores momentos. De ahí que, como dije en un principio, estén predestinados a entenderse, porque la evolución es constante y, al mismo tiempo que el Consciente irá conociendo la existencia y el valor del Inconsciente, éste irá alzando su voz haciéndose valer y resurgiendo de su silencio. Llegando así el día en el que los dos dejen de lado sus diferencias para convivir en completa conformidad, aunque respetando siempre la libertad de cada uno.

Pero esto no siempre sucede, o tarda demasiado en producirse, y es por ello que el mundo está en constante conflicto, es la causa de tanta sinrazón y de tanta violencia. Así que desde aquí conmino al Consciente a callar un poco, a prestar más atención a esa voz interior que le insinúa calma, y al Inconsciente le sugiero mayor arrojo y celeridad a la hora de prevenir y aconsejar a su hermano. A ambos les advierto de la necesidad de hacer un esfuerzo cuanto antes por comprenderse mutuamente. Es la supervivencia la que está en juego.


11 comentarios:

Anatxu dijo...

Querido amigo,parece que me lo has escrito a mi...jeje.
Ahí estoy, en las presentaciones... aunque por ahora no se han hecho mucho caso, estoy intentando que,por lo menos, se caigan bian.
Espero que así sea, si no, te pediré consejo.
Besos

genialsiempre dijo...

Pues mi inconsciente me induce a escribir, aunque mi consciente me dice que lo deje....¿como aclararme?. Aconséjame tú, que lo has superado

José María

Graciela dijo...

Hay mi Pedro!
Tratar de compatibilizar los 'amigos' consciente y inconsciente :(
dura tarea para mi.
Una trata, pero el día a día a veces...

Besos, buen fin de semana :)

Carmen dijo...

Eterna paradoja del consciente e inconsciente, que andan como una pareja de amor pasional, sin ti ni contigo. Será ideal saber compaginarlos, pero yo no tengo ni idea de cómo hacerlo.

Buen finde, un beso.

Dani7 dijo...

Vaya dilemas y vaya profunda reflexión.
Como profundos son tus textos.

Un saludo y buen fin de semana

Marinel dijo...

Pero Pedro!!!
Dios, yo y mi despiste que no advertí que habías vuelto!
Y por lo que veo, no hace poco...
En fin, mil perdones querido Pedro, mi subconciente está algo atontado y mi consciente; perdido en la bruma rutinaria,como apelmazado :)
Una alegría me llevo sabiéndote aquí,oyes.
Besos.

Anónimo dijo...

dejar al inconsciente que haga de las suyas...es, quizás, lbor de poetas...Fita

Equilibrista dijo...

equilibrios complejos, pero deseables

deivid

Tomasson dijo...

Hola Pedro!!!!!!! gracias por tu visita. He estado rebuscando entre tantos blogs como tienes y al final me dijo mi hermana que entrase en éste, que es aquí donde sueles venir. Gracias por tu comentario y enhorabuena por el blog, tiene muchas cosas interesantes que me harán volver.

Un saludo

Marinel dijo...

Quería disculparme por tanta efusividad, amigo Pedro,que parezco una cría revoltosa cada vez que aparezco an algún sitio.
Espero no haberte molestado.
Pasaré de puntillas de ahora en adelante,¿sí?
Besos.

roxana dijo...

EXCELENTE ENTRADA!!!! HACIA MUCHO QUE NO TE LEIA,
EN MI BLOG HAGO SILENCIO POR LOS MOTIVOS QUE AQUI EXPRESAS!!!! ABRAZO!