viernes, 30 de julio de 2010

Libertad


Una de mis últimas entradas, la titulada “El Esclavo” y, sobretodo, los comentarios que suscitó, me hicieron pensar mucho acerca de lo que llamamos “libertad” y el concepto que cada uno tenemos sobre ella. Intentar definir esta palabra es tarea ardua difícil, ya que es un término muy personal e íntimo. Cada cual tiene el umbral de su libertad a diferente altura.

Es evidente que todos tenemos que ganarnos la vida de alguna manera, mantener una familia, alimentarnos, cobijarnos bajo un techo... en definitiva, vivir. Todo esto es costoso, ya se haga en medio de la naturaleza recolectando fruta, cazando animales salvajes y fabricándonos una choza o acudiendo a diario a una oficina durante ocho horas a cambio de un sueldo. Ambos métodos pueden ser perfectamente válidos y tan dignos y respetables tanto el uno como el otro. Por consiguiente, no creo que hablar de libertad sea hablar de la forma en la que cada cual se gana la vida.

Y entonces, ¿en qué consiste la libertad?, ¿qué persona se puede considerar más libre? Quizás la libertad radique en la capacidad de elección de cada uno de ellos. Josep Lluís mencionaba la siguiente cita de Forges:

“Soy libre...

... puedo elegir el banco que me exprima; la cadena de televisión que me embrutezca; la petrolera que me esquilme; la comida que me envenene; la red telefónica que me time; el informador que me desinforme; y la opción política que me desilusione.”

Suena bastante deprimente, pero a mi entender, Forges, con su habitual ironía, no iba mal encaminado. Tenemos capacidad de elección, por tanto, somos libres. Si en vez de vivir en una sociedad civilizada y democrática, viviésemos en medio del campo a expensas de los elementos, no tendríamos bancos que nos exprimiesen ni televisiones que nos embruteciesen, pero nuestra supervivencia y felicidad seguiría dependiendo de otros factores también ajenos a nuestra voluntad, como pueden serlo las condiciones medioambientales, la variedad vegetal y animal del hábitat, nuestras habilidades naturales, nuestra salud, etc. Es decir, todo es muy relativo.

Pero si es así, ¿por qué nos sentimos tan maniatados y esclavizados de todo lo que nos rodea? A mi parecer, puede que esto se deba a que no utilicemos esta capacidad de elección que tenemos debidamente, o sea, que la mayoría de la gente es incapaz de elegir lo que en verdad le conviene de entre toda la oferta que se le ofrece. Por ejemplo, es cierto que la televisión puede embrutecer, pero también es verdad que existen algunos programas de calidad que nos enseñan algo positivo; o, a unas malas, nadie nos obliga a tenerla encendida. También con los bancos tenemos una amplia gama donde escoger, y a los que poder exigir; siempre habrá algunos menos malos. Y lo mismo se podría decir de todo. Sólo es cuestión de conocer todas las ofertas que tenemos a nuestro alcance y elegir la que mejor se adecue a nuestras necesidades. Evidentemente siempre habrá unos límites insuperables, pero como ya hemos dicho, esos límites existirán en cualquier situación en la que nos encontremos. Son los límites que establecen las circunstancias.

Por lo expuesto, pienso que seremos más libres cuanto más opciones tengamos a nuestra disposición donde elegir. Pero no sólo eso, también es esencial el conocerlas todas a fondo y el poder decantarnos libremente por la que queramos, cosa que habitualmente no ocurre. Lo normal es que nos fiemos ciegamente de lo que nos vendan otros, atendiendo a sus necesidades particulares que nada tendrán que ver con las nuestras. O que nos dejemos llevar confiadamente por las corrientes impuestas también por otros, sin pensar siquiera en otras posibilidades que también existen y que podrían ser mejores y estar a nuestro alcance si nos preocupásemos por conocerlas. Sin este conocimiento, nuestra libertad se verá sensiblemente mermada, además de manipulada. Y estos otros a los que hago referencia no tienen porqué ser siempre extraños, pueden ser perfectamente personas de nuestro entorno, como padres, hermanos, vecinos, pareja sentimental, hijos, etc.

Resumiendo, se podría decir que será más libre la persona que disponga de más opciones donde elegir, mejor conocimiento tenga sobre cada una de ellas y, por supuesto, menor coacción sufra a la hora de optar por la que desee. Y esto es algo que se podría aplicar a todos los ámbitos de la vida: trabajo, amigos, lugar donde vivir, creencias religiosas, aficiones, ocio, etc.

Pero hasta ahora no se ha dicho nada sobre la libertad de pensamiento tan comentada en la entrada anterior mencionada. ¿Cómo podría influir un pensamiento libre en todo lo expuesto anteriormente? Recordarán que también yo mencionaba la posibilidad de ser más libres encerrados en una prisión que viviendo en libertad y rodeados de toda clase de lujos y placeres; ¿cómo puede ser esto posible?

Intentaré explicarme, aunque no es fácil. La sensación de libertad está íntimamente asociada con las necesidades de cada uno, de ahí que sea algo tan personal. Pondré un ejemplo sencillo: si yo necesito un automóvil, me sentiré más libre conforme más modelos tenga donde elegir, mejor los conozca y mayor sea mi capacidad para poder comprarme el que desee. Pero quizás me sienta aún más libre si resulta que me doy cuenta de que en verdad no necesito ningún automóvil; entonces no tendré la necesidad de buscar distintas ofertas, informarme sobre cada una de ellas, ni de dinero para comprar el que quiera. Lo mismo se podría deducir sobre cualquier otra necesidad que tengamos, o creamos tener. Es decir, a menor número de necesidades y deseos, mayor libertad.

Es esta última idea la más difícil de llevar a la práctica, debido a la sociedad tan consumista y meritocrática donde vivimos, y donde nos obligan desde nuestra niñez a desear más y más cosas de todo tipo, y aumentando desaforadamente esta pasión consumidora conforme vamos creciendo y vamos acomodándonos sin percatarnos de ello a esa idea equivocada y tan extendida del “tanto tienes, tanto vales”, y que sólo termina conduciéndonos de cabeza al pozo sin fondo de la esclavitud y la desdicha. Esta idea, no sólo es aplicable a las necesidades materiales, sino también a aquellas otras necesidades sociales y anímicas que todos tenemos, el deseo de ser amados, queridos por otros, la necesidad de sentirnos integrados, tener éxito o ser respetados por los demás.

Pero aún se me ocurre otra de las grandes lacras que no hacen más que mermar nuestra limitada libertad: el miedo injustificado. Miedo a perder el trabajo, la pareja, a no conseguir nuestros objetivos estipulados, a no ser aceptados por la sociedad, a parecer extraño, a sentirnos vigilados, a padecer alguna enfermedad grave, al futuro incierto, a la soledad, al olvido, a la muerte.... y un largo etcétera. Cada uno de estos miedos lo único que consiguen es paralizar nuestras mentes y sumergirnos es un estado de continua alerta y estrés mortificante. En pocas palabra, nos impiden actuar con libertad. De nada nos sirve el disponer de todo y tener todas las posibilidades de obtener lo que queramos si continuamente estamos asustados por el qué dirán o el qué pasará. Simplemente, el miedo evitará que utilicemos nuestra libertad debidamente, siendo él el que gobierne directamente nuestros actos y, por tanto, nuestras vidas.

La única forma que se me ocurre de evitar este sentimiento pernicioso y de poder llevar a la práctica el desapego mencionado anteriormente, es con una educación adecuada, donde se nos enseñe de verdad a pensar por nosotros mismos, apartados de modas y corrientes actuales, que evite que entremos, o si ya lo hemos hecho, que nos permita salir de esa fosa oscura a la que nos lleva sin remedio la insensatez y la ignorancia, y que sólo puede tener un final: el sufrimiento.




24 comentarios:

genialsiempre dijo...

Totalmente de acuerdo, por ejemplo si quiero ir a los toros, que me lo permitan. Pero estamos en la sociedad de las prohibiciones, y eso que son bandera de la libertad.
!Que cosas hay que ver, y lo que nos queda!.
Curiosamente, anteayer escribía yo un poema sobre la libertad. Lo verás pronto en el blog

Equilibrista dijo...

la libertad no existe, es una ilusión... ni a nivel biológico, ni social, ni político... como mucho, podemos elegir entre diferentes imposiciones... esa es nuestra libertad, la libertad de elegir dictaduras

María Dolores dijo...

Hola Pedro:

Ya ves, aquí de nuevo y digamos que sí, para ésto he hecho uso de mi libertad porque me interesaba ver si habías puesto otra entrada y he elegido utilizar mi tiempo en ésto.

Me ha venido a la cabeza la definición que me dieron de libertad en clase de filosofía: "La libertad es el bien aprehendido por el entendimiento", lo dijo alguien que no recuerdo, un filósofo seguro y yo entonces tuve que aprender lo que significa aprehender. Si nos hubiesen enseñado a hacer reflexiones como las que tú haces tal vez esas clases hubieses sido mucho más amenas, por supuesto sin quitarle el sitio a los filósofos esos que me hicieron la vida casi imposible durante algún tiempo, me daba la sensación de que todos decían lo mismo con las mismas palabras.

Estoy totalmente de acuerdo con tus reflexiones y el comentario de David.

Creo que a partir de ahora haré uso de mi libertad un poquito más en la medida de lo posible.

Gracias por compartir tus reflexiones.

Loli.

Dani7 dijo...

Como se puede lograr la libertad, cuando para hacer lo que te place tienes que hacer que otros no puedan hacer lo mismo por ser contrario a lo que tu crees.
Alguien se queda sin libertad.

Anatxu dijo...

Mi libertad termina donde empieza la tuya.
Esos conceptos que la sociedad y las culturas nos enseñan no existen ni son reales.
Esas sentimientos (libertad,amor,amistad,etc) pierden su libertad de ser en el momento que las encerramos en una palabra y en un concepto.
No podemos vivir pensando "que cada uno haga lo que quiera y viva como quiera"...
Si todos hiciéramos uso de nuestra "libertad", este, mi mundo, sería un caos.
Pero no debemos olvidar que es verdad que hay un derecho y es el de elegir. Elegir lo mejor para mi y para los demás.

Graciela dijo...

Mi Pedro, vivo en completa libertad con respecto al consumismo, bancos? ni un céntimo :)

Y la libertad de cada individuo, será la que pueda, lo que crea, el vagaje que lleva.

Libertad no es lo mismo que libertinaje, agradezco vivir en un país donde las tenemos: opinar, gritar, solicitar...estuvimos muchos años aprisionados bajo un régimen militar.

Abrazos y besos de domingo :)

Carmen dijo...

No pretendo ser negativa, pero cada día tengo más claro que nuestra libertad, como bien dice David, no es más que la opción de elegir entre varias dictaduras.
La libertad es un término abstracto que varía de significado en cada persona, para algunos la libertad es poder pasarse el domingo tirado en el sofá de su casa, para otros como la que suscribe, pasar el domingo tirado en el sofá de la casa que te está hipotecando la vida no es más que producto de una esclavitud económica. La libertad no existe.

Besos a todos.

Maru dijo...

Ajá, me sacaste de tus blogueros amigos.
No importa, lloraré en silencio y no lo sabrás.

la despechada, jajaja

tangai dijo...

Somos más libres en cuanto menos cosas materiales necesitamos. Para esto hace falta ejercitarse, y aunque siendo pobre pueda pensarse que esta tarea sea fácil, nada más lejos de la realidad. Ahí están las lustrosas tarjetas de crédito.

Por lo tanto la libertad es algo débil que no se obtiene de golpe. Más bien un oasis hacia el que pretender muchos caminar, pero que la mayoría de las veces no es sino un espejismo. Engaño.
La libertad nace de dentro, y llega hasta dónde somos capaces de prolongarla. Quizás tan sólo sea durante toda nuestra vida, como una débil y enfermiza plantita sin cambiar de tiesto para que crezca...

SOMMER dijo...

Nadie, hoy en día, es libre, querido Pedro. La libertad es tan efímera...

Siempre un placer volver a visitarte.

mj dijo...

Totalmente de acuerdo, la educación correcta es necesaria.
Un abrazo enorme Pedro
mj

Pilar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pilar dijo...

Hablar de libertad es tan difícil como hablar del amor. Lograr definirlos, aunar ideas, filosofías, vivencias es tarea complicada. Cada quien siente que tiene derecho “a” y solemos ser indiferentes a la libertad ajena sobretodo cuando limita con la nuestra.
Es un tema maravilloso, da para mucho.
Gracias por regalarnos estas letras ayudando a replantearse la experiencia de una libertad que suele alejarse de la definición, producto de una vida que avanza sin dar tiempo a mirar lo que se construye.

Abrazos!
Pilar

Anónimo dijo...

Me parece que es un tema muy interesante y por lo consiguiente es ta muy explicito en una pocas palabras ya que este tema es muy profundo amplio y es genial!!! que lo resuma d esta manera, no hay palabras para decir que me pareció de lo mas genial y que se le felicita por ver la vida tan real como se puede palpar, un privilegio poder comentar y hacer extensivo este comentario felicidades!!!!!!
saludos
Alicia

Pilar dijo...

Sé que he estado algo ausente, pero en estas fiestas donde la historia parece resumirse en sentimientos transparentes, cálidos y honestos, no podía dejar de enviarte un mensajito deseándote lo mejor.

Un abrazo grande

Pilar

Equilibrista dijo...

illo a ver si retomas la pluma que tienes mucho que contar... muchas historias y reflexiones te esperan... feliz libro y feliz todo!

OVNI dijo...

No a la ironía. No a la mofa. No a la burla. Cualquier indicio será castigado.

Sí al villancico. Sí al polvorón Sí a la Navidad. Pureza, Moral, Rectitud, Dignidad.


VILLANCICOS Y NAVIDAD SIEMPRE!!!
Visítenos
OVNI

M. Jesús Verdú Sacases dijo...

Querido Pedro:

Despues de mucho tiempo paso a leerte y a dejarte un cordial saludo

MARYCARMEN dijo...

Hoy decidi entrar y deja r un mensaje para ti

Gracais por tood lo brindado , has sido muy importante para mi en mi estancia en este medio, y tengo la esperanza qe en algún momento regreses con tu pluma a darnos algo de tanto, aunque se que distes muchop.

Ello lo atesoro dentro de mí en mi arca de lo bello.

Es por ello que simplemente te las gracias con mi alma en la mano .


Te comento que

estas como Blog destacado en mi blog

www.cosechadesentires.blogspot.com

en DESTACADOS CÉLEBRES.

He estado ausente un largo tiempo.

Pero te tuve en mi corazón y por ende jamás de ti me olvide.

He vuelto a este sitial y además de visitarte te invito gustosamente a visitar mis blogs dónde has te has de sentir muy bien, y si gustas podrás retirar el detalle dejado en cada uno de ellos.


Te dejo mi cariño con un manojo de humildes semillas de paz.

Marycarmen

Mis blogs
ARTE:
www.newartdeco.blogsport.com
LETRAS:
www.panconsusurros.blogspot.com
REALIDAD- SOCIAL- FILOSOFÍA
www.walktohorizon.blogspot.com
CALMA- ESPIRITUALIDAD
www.cuerposanoalmacalma.blogspot.com
RECETAS DE LA ABUELA ASTURANA
www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.com
PREMIOS- REGALOS Y SENTIRES
www.cosechadesentires.blogspot.com

María del Carmen dijo...

mUY BUENO TU POST!

HOY LO LEI CON DETENEIMIENTO Y ME QUEDE REFLEXIONANDO.

y SIEMPRE ES LO MISMO DE PARTE DE UNOS POCOS, LOS QUE ROBAN, LOS MLINTENCIONADOS,LOS QUE SE APODERAN DE DLOA JENO, QUIENES SE MOFAN DEL OTRO ETC.

eSPERO QUE ELLO UN DÍA CAMBIE.

y RESPECTO DE tÍ TE AUGURO LOMEJOR EN TODO EMPRENDIMIENTO LITERRIO QUE REALICES.

yA TE ESTOY LEYENDO Y APLAUDIENDO DESDE ESTA LEJANA TIERRA.

Hoy…Vengo….

Vengo a dejar mi huella y desearte un hermoso comienzo de semana, junto a los aires estivales de mi tierra, con perfume a lavandas en flor y vides maduras.


Vengo a dejar mi huella y en ella dejo un saludo para ti.

Te invito a pasar por mis blogs y retirar los premios y regalos que en ellos he dejado.

Te dejo un cariño junto aun ramito de lavandas de mi jardín para que te traiga calma para cuando al necesites.

MARYCARMEN

Mis blogs

ARTE:
www.newartdeco.blogsport.com

LETRAS:
www.panconsusurros.blogspot.com

REALIDAD- SOCIAL- FILOSOFÍA
www.walktohorizon.blogspot.com

CALMA- ESPIRITUALIDAD
www.cuerposanoalmacalma.blogspot.com

RECETAS DE LA ABUELA ASTURANA
www.lasrecetasdelaabuelamatilde.blogspot.com

PREMIOS- REGALOS Y SENTIRES
www.cosechadesentires.blogspot.com

Gitana dijo...

Pedro..... cuando vuelves?????

josé dijo...

Una reflexión muy buena la tuya Pedro, que tal, tanto tiempo. Concuerdo casi totalmente, solo me reservé un 0,10 por ciento de tu razonamiento para decir que tal vez, mejor que escuchar a alguien que nos diga que debemos hacer, por donde andar y que pensar, sea escucharnos íntimamente y ejercer una verdadera libertad, por que como tu lo haz dicho, hay libertades contaminadas. Gracias por andar por ahí buscando las mejores ondas.

Pilar dijo...

Libertad, complicado tema y por eso agradezco doblemente el regalo de leerte.
Aunque digan que la libertad muere donde nace la del otro, no significa estar allí definida y, con tu aporte, logras que ampliemos mucho más el contenido y nos asistan algunos por qué, para qué, los que sin duda ayudarán a enriquecernos como personas.

Abrazos

Elecciones Mexico dijo...

Me encanta la forma y perspectiva como ves la vida, como la interpretas y como buscas vivirla, admirable. Un abrazo.